Compartir

Comentarios de un librepensador al nuevo libro de Pablo Iglesias

23/05/2022
Pablo Iglesias durante una entrevista realizada por Público – Alfredo Langa

Reseña de Verdades a la cara. Recuerdos de los años salvajes, Editorial Navona, Barcelona, 2022

Esta reseña está escrita desde una de las dos ciudades que cita Iglesias y que dio uno de los dos grandes alcaldes comunistas de España, Antoni Farrés. Es además la ciudad de la Huelga General de 1976 y donde milité en la JCC y el PSUC. La lectura de un libro de estas características es una incitación al diálogo y esta reseña una expresión del diálogo cuando es difícil hacerlo de otra forma. Verdades a la cara está escrito no desde la reflexión pausada sino desde el corazón. Iglesias esta cabreado y tiene razones, muchas razones para estarlo. De entrada, quiero decir que estoy de acuerdo en un 90% de lo que dice y comparto su cabreo.

Quiero avisar que hacer reseñas donde se está de acuerdo en el 100% no es propio de librepensadores. Pero por si acaso voy a hacer algunas aclaraciones. Soy de la generación anterior, la del antifranquismo y probablemente soy el único que vio en el 15M y en Podemos una gran oportunidad y una gran ilusión. Mi generación ha sido extraordinariamente egoísta. Me alegré mucho al ver que había gente joven que, a su manera, podrían retomar un cabo suelto de la historia, rectificar aquello que nosotros hicimos mal, e ir más allá. Lo han conseguido y muy rápidamente. Un grupo de gente, consiguieron con un punto de genialidad, hacer un relevo generacional contra todo lo existente y construir unas ideas que han impactado en todo el panorama político español. Me he alegrado mucho cuando han criticado a la generación anterior. Para esto está la gente joven, antes, ahora y mañana. También les pasará a ellos. Vamos a analizar algunos aspectos del libro.

El acoso del fascismo

Iglesias explica el acoso al que fue sometido en su casa por policías fascistas de Jusapol. Parece sorprendido de que no hubo solidaridad “ni por parte de otros representantes políticos, ni por parte de una prensa que, en buena medida, dijo que nos lo merecíamos”. Una gente que quería asaltar los cielos, cosa que a algunos nos emocionó, ¿qué esperaban? Explica que Diego Pérez de los Cobos mandó unos agentes al Opencor de al lado de su casa para pedir grabaciones por si había entrado sin mascarilla “no tenían orden judicial para hacerlo”. Se refiere también a Pérez de los Cobos cuando quiere acabar con José Manuel Franco, haciendo informes falsos. Es el Pérez de los Cobos que se dedicó a golpear a la cabeza de la gente el 1-O y que en el juicio se escondió cobardemente echando la culpa a los policías y guardias civiles. Le ascendieron y le condecoraron. Luego quiso liquidar a aquellos del PSOE que lo habían lisonjeado.

Iglesias pasa a analizar el tema de la cámara de seguridad en su casa. Se lo dice a Sánchez y a Marlaska y no hacen nada: “no hubo resultado de estas gestiones”. Seamos claros, lo permitían. Marlaska es el responsable de no impedir el acoso a su familia en Majadahonda y en Asturias. Nadie más.

Iglesias explica los montajes policiales y judiciales contra Podemos: Isa Serra, Alberto Rodríguez, Informe PISA, caso Dina… Habla de la organización criminal de Villarejo y del oscuro juez Manuel García Castellón. Lo sorprendente visto desde esta esquina del Reino de España, no es que esto pase, es que Podemos no monte una manifestación ante el Tribunal Supremo o el CGPJ ni plantee reprobar al ministro. Además, por si fuera poco, recibe amenazas de muerte, se lo comunica Marlaska y no detienen a nadie, no pasa nada.  Son muy inquietantes algunos pasajes del libro. Por ejemplo, cuando explica que Sánchez le dice “van a por ti”. En el caso Dina, del ministro Campo dice “me estaba dejando claro que el caso no tenía ningún recorrido judicial -y que eso Lesmes lo sabía- pero que el chicle se estiraría hasta el final para buscar el desgaste político” Y lo han conseguido, han abatido un vicepresidente del gobierno de España. ¿Quién es Lesmes? Carlos Lesmes, el presidente del CGPJ y del TS, fue director general de Relaciones con la Administración de Justicia desde 2000 hasta 2005, es decir, en el último Gobierno de José María Aznar, con Ángel Acebes y José María Michavila como ministros. Por si fuera poco, Lesmes defendió al juez del voto particular de la Manada. ¿No lo creéis? Lesmes: “Los responsables públicos que critican al tribunal de la Manada pueden comprometer gravemente el sistema de Justicia”. En la apertura del año judicial de 2018 el ultramontano Carlos Lesmes no se corta y se refiere a “los movimientos populistas y a los planteamientos indentitarios excluyentes”. Da un porrazo a Podemos y al catalanismo.

Crítica al PSOE como proyección

Critica con razón al actual PSOE que sólo hace “la política del día (…) no tienen plan” Se refiere el tema territorial y no se da cuenta de que el TC liquidó el 2010 cualquier vía federal, por moderada que fuese. Por eso UP tampoco puede desarrollar un proyecto territorial en el Reino de España. Podemos reivindica de forma muy valiente el derecho de autodeterminación de los pueblos. Tienen un coraje extraordinario. Es lamentable que algunos sectores indepes catalanes los consideren el enemigo número uno a batir.  Con esto sólo demuestran una incapacidad de análisis político inconmensurable. ¿Pero qué propuesta hace Podemos para el día del referéndum? Ninguna. ¿Qué podrían proponer? El concierto económico para Cataluña (como el del País Vasco), por ejemplo. Pero para mí lo más importante es que propongan la república española. Con esto se crearía una alianza indestructible para unos años.  En tercer lugar, podrían escribir una Constitución catalana como la de 1883 puesta al día y de forma sinalagmática, como explicaba el gran Pi i Margall.

Yo debo ser antiguo, pero las ruedas de prensa por el tema Covid con policías y guardias civiles y con el jefe del Estado Mayor de la defensa me parecieron grotescas, en cambio Iglesias dice que “fue una de las cosas geniales de Iván Redondo, aunque duró demasiado tiempo” ¡Por el amor de dios! Fue un error desde el primer día.  ¿Qué hace un militar contra un virus? ¿Disparar desde un tanque? No sé por qué está fascinado con Redondo que es un tipo que plantea hacer política sin límites morales, como se vio claramente cuando le entrevistó en La Tuerka. Decir lo que quiere oír la gente normalmente es apelar a la parte oscura de la condición humana. Y eso ya se sabe dónde nos lleva. Ya vimos la campaña de Redondo para Albiol del PP donde apelaron al racismo para ganar las elecciones en Badalona.

Los indepes son laicos

Iglesias describe bien a la caverna que ha ido contra ellos y contra los indepes, pero no acaba de entender el porqué: “Pese a todo había una diferencia. Los indepes estaban planteando un desafío que suponía nada menos que irse de España. Nosotros éramos una gente que veníamos de decir, con un programa socialdemócrata en muchos aspectos, que queríamos cambiar las cosas presentándonos a las elecciones y respetando escrupulosamente la ley de este sistema”.  Un 80% de catalanes son republicaos e hicieron lo mismo, una reforma del Estatut de 2006 siguiendo las vías constitucionales, barrido por un Tribunal Constitucional de extrema derecha.

Iglesias se comporta como la mayor parte de indepes. Tienen menos de 60 años y sorprendentemente a los dos mundos les ha cogido por sorpresa el Deep State

Pero desarrolla la idea. Con los indepes actúan con juego sucio “es ilegal y no tienen justificación posible, pero el desafío que se les está poniendo delante es que el Estado pierda una parte crucial de su territorio. El terrorismo de Estado se puso en marcha contra ETA y su entorno político. No tenía justificación, pero ETA ponía bombas y mataba a militares, policías, a guardias civiles, a jueces, a periodistas, a miembros de partidos políticos”. Pienso que como profesor universitario ha leído mal lo que pasa. Continua: “en nuestro caso se utilizaron esos dispositivos ilegales del Estado y munición mediática de una agresividad sin precedentes simplemente por nuestras ideas y porque podíamos aspirar a gobernar. No fueron a por nosotros porque quisiéramos separar una parte de territorio o porqué matáramos para lograr nuestros objetivos: fueron a por nosotros porque queríamos disputar poder en el estado usando medios legales. La diferencia no es menor”. Para mí la diferencia entre los indepes laicos y Podemos no existe. Los dos quieren disputar el poder al neofranquismo. Proponer una república catalana no es otra cosa que disputar un espacio de poder. La diferencia está entre Podemos y los indepes, con los terroristas y los fascistas. Aquí sí que hay un abismo ético monumental.

Explica las acciones de Manuel Marchena en el caso de Alberto Rodriguez. Ya. A mí no me extraña nada. Es el mismo de la sentencia por sedición de los republicanos catalanes. De un hombre que en febrero de 2010 participó en unas jornadas en Quintanilla de Onésimo (Redondo, fundador de la Falange), ¿qué se puede esperar?

Acierta cuando dice que “es indudable que Podemos y el independentismo catalán han hecho que la derecha enseñe su verdadero rostro”. Una gran victoria. Podríamos continuar viviendo en una jaula porque nadie se había atrevido a abrir la puerta y explorar otros cielos. No tiene razón cuando critica a ERC por el posicionamiento en la reforma laboral. Yolanda Díaz acepta el veto de la CEOE, negocia con ellos, pero no negocia con los que hicieron posible el gobierno PSOE-UP. Se equivocaron. Creo que Iglesias no acierta cuando lo interpreta como la voluntad de debilitar a Yolanda Díaz. La explicación es más sencilla, la gente se cabrea cuando le hacen una putada, no todo es postureo.

Creo que no tiene razón al decir que CiU se ha hecho independentista. Un cambio generacional ha pasado por encima de CiU y le ha hecho desaparecer. Duran y Mas han apoyado candidaturas que han sacado 0 diputados. La corrupción en Cataluña se paga. No acierta tampoco al decir que Marta Pascal del PDeCAT es “una dirigente brillante”. En las últimas elecciones consiguió 0 diputados, 4.560 votos de 2.800.000.

Explica bien del porqué de su victoria en el País Vasco y Cataluña, pero no explica porque luego han perdido protagonismo ante Bildu y ERC. Es un misterio arcano la razón por la que Iglesias piensa que “nosotros nos hemos entendido mejor con los vascos que con los catalanes” quiere decir Bildu y ERC. Y afirma “Esta opción es frágil, porque los indepes no dejan de ser indepes”. La reflexión tendría que ser esta opción no es frágil, es potente, porque los indepes son republicanos. ¿Cuánto tardaremos en crear una alianza, aunque sea defensiva entre republicamos de la piel de toro? Lo tendremos que acabar haciendo deprisa y corriendo.

Alabanzas

Vistas las impresionantes críticas que continúa recibiendo Pablo Iglesias casi me da reparo escribir más, por ello, para los que puedan pensar que las alabanzas del principio son escasas, aquí hay más. A Podemos -y a ERC y Bildu- le debemos haber hecho posible echar a Mpuntorajoy. Lesmes y Marchena aún se preguntan quién es. Aún no lo ha encontrado. En este sentido es muy buena la frase “la curva en la que se mató Mariano Rajoy fue la curva Podemos”. También tiene razón en reivindicar que el peor resultado de UP es un millón de votos más que el mejor resultado del PCE y IU en 30 años. De hecho, consiguieron 5.100.000 votos y 69 diputados. Uno, el mío, en forma de voto a su hombre en la tierra del córner español: Xavier Domènech.

Sorprende un montón cuando dice “Nunca quise ser un líder político”. Mucho antes de pensar en crear, un partido Xavier Domènech me habló de un brillante profesor universitario de Vallecas que teníamos que invitar a unas jornadas de la Universitat Progressista d’Estiu de Catalunya (UPEC). Para conocerlo fui a una conferencia en el barrio de Gracia de Barcelona en diciembre de 2013. Fue brutal. Incluso publiqué un artículo en Ara el (29-5-2014) explicado el acto. Allí a un público muy movilizado, les dijo que estaba harto de hacer siempre movilizaciones defensivas ante ataques a derechos o servicios públicos, y que él quería propuestas como, por ejemplo, tener un Ministerio de Vivienda con Ada Colau de ministra, que nacionalizara viviendas de los bancos para darlas a la gente desahuciada. Y frente a los ataques de la derecha proponía salir a la calle en manifestaciones de apoyo. No puedo dejar de copiar un trocito con el que acababa el artículo: “si tu apellido es Iglesias, sólo hay una posibilidad peor que el hecho de que te pongan Pablo, y es que te pongan Julio”. Bromas aparte, dije a mi entorno: «no sé porque a este tipo IU no lo presenta de número uno» e incluso dije «no sé por qué no lo presenta el PSOE». Aquel día demostró una capacidad política impresionante. He conocido a muchísimos políticos y con el carisma de él a casi ninguno. (Excepción de Felipe González antes de convertirse en lagarto). Choca un montón que diga que no quiere ser político. A mí me suena como si Eric Hobsbawm hubiera dicho que no le gusta ser historiador. Por cierto, después de diez años no consigo que haga una ponencia en la UPEC.

El republicanismo indeleble

En todo el libro no sale la palabra república, ni la palabra republicanismo. Una gran decepción. Pienso que este es uno de los grandes errores de Podemos. El Blitz si dura demasiado y además hace frío, topa en Stalingrado, además necesitas caballos, muchos caballos. Sería demasiado largo explicarlo ahora. Creo que cometen el mismo error que la generación anterior, pensar que se puede hacer un proyecto socialista en España y proponer un arreglo territorial con un rey de extrema derecha formado en la OJE. Aunque critica a Felipe VI no lo hace con la contundencia necesaria. Por ejemplo, ¿va a pedir perdón por las brutales torturas a la dirección de la UJCE en el año 1976 siendo su padre rey? Esperaba que Podemos rectificaran el peor error de la transición: haber abandonado el horizonte republicano, la bandera tricolor y los valores republicanos. Y lo dice uno que hizo mítines a favor de la Constitución española al lado del añorado Antoni Farrés. Continúo pensando que era mucho mejor que los Principios Fundamentales del Movimiento Nacional.

Nos recuerda que en el Reino de España tenemos la pirámide de edades invertida. Si la pirámide fuera la tradicional Podemos arrasaría.   Pero pese a todo hay que decir que los estudios nos dicen que cuanto más jóvenes son más republicanos y cuantos más estudios más republicanos. No entiendo porque no se suman a esta gran ola que se está creando ante nuestros ojos, muchas veces gracias a la increíble capacidad de generar noticias inmorales de los propios monarcas y “su entorno” como diría Johan Cruyff. ¿por qué no hay mociones republicanas, aunque sean perdedoras en todas las instituciones? ¿por qué no se pone la tricolor en los balcones?

Al independentismo se le reprime porque es laico, por tanto, republicano y a Podemos porque son republicanos. Una cosa que sabe cualquiera que haya ido a un mitin de Podemos. Para cualquier observador mínimamente ecuánime Podemos es la quintaescencia del republicanismo y la rebelión. ¿Cómo no se van a poner de los nervios los de la caverna? Iglesias plantea una “reforma democrática del Estado” pero a mi modo de ver esta reforma, en el Reino de España, sólo se puede dar en forma de república.

No hay sociedad civil de izquierdas, es más, no se nota su falta

Pero el tema que más me preocupa del libro es uno que no está. Entramos en un terreno más estratégico, cuando dice que “La derecha es hoy claramente mayoritaria en Madrid”. Esta es una de las grandes incógnitas de los espectadores externos. No entendemos qué pasa en Madrid. Tiene razón cuando critica a Carmena de falta de lealtad. La lealtad de los jóvenes que la fueron a buscar, fue traicionada por Carmena el día después de tomar posesión, incluso antes. Lo hizo para confirmar, una vez más, la falta infinita de generosidad de los de su generación.

Pero vamos a ver qué diagnóstico realiza. “Por eso hacer política es trabajar en la guerra cultural. Y eso implica que los principales dispositivos de socialización políticas son los que son”. Se queja con razón de la fuerza del mundo mediático contra ellos. La cuestión es que si quieres arrebatar poder a los poderosos nunca te lo van a facilitar. Aunque pierdan audiencia. Explica que el Ayuntamiento de Madrid con la alcaldesa Manuela Carmena tendría que haber creado una radio y que “tenía que haberse producido, a mi juicio, un trabajo en el ámbito de la cultura y de los medios”. Creo que tiene razón, pero se equivoca de lugar. Hay que plantear una gran batalla cultural pero no desde los medios, no desde las instituciones, sino des de la sociedad civil.

Se equivoca al pensar que los “principales dispositivos de socialización políticas” son los medios. Les salió muy bien una vez, pero los Florentinos han tomado nota. Alguien tendrá que intentar crear desde cero una red de 149 Ateneos, Círculos republicanos federales, Casas del Pueblo o Universidades Populares, en las ciudades de más de 50.000 habitantes de España. Pero una sociedad civil de izquierdas no de Podemos, sino de la gente.

Esto y más existía hasta 1939. Lo que le pasa a la izquierda ahora es el producto de una mala lectura del franquismo. Franco no liquidó la sociedad civil española, liquidó de raíz toda la cultura de izquierdas asociativa española. No hay sociedad civil republicana. Por poner otro ejemplo, no hay en España una organización scout laica y de izquierdas donde generar cuadros. Hay una oficialmente católica (MSC de la CEE) y la otra también de facto católica y monárquica (ASDE). Un desatino. ¿Cuántos jefes scout son cuadros de Podemos? Max Aub se dio cuenta de ello en 1969 y lo escribió en La gallina ciega.  Generar conciencia crítica en la sociedad molesta también a los partidos de izquierdas, como nos recordaba hace muchos años, en 1962, Doris Lessing en El cuaderno dorado. Ni el PSOE ni el PCE y luego IU han querido nunca tener una relación dialéctica con nadie fuera de su organización. Así pues, el error de Iglesias es creer que la «Guerra cultural» se gana en los medios. Alfonso Guerra dijo en su momento que prefería un minuto de televisión a 100.000 militantes. En el País Vasco y Cataluña es verdad que el ecosistema mediático difiere, pero es porque la hegemonía se construye antes en la sociedad civil de izquierdas. Es una diferencia que ya viene del antifranquismo.

Pero hay un error más. Podemos no ha construido partido. Uno puede subirse a una ola durante un tiempo (15M) pero como dice un amigo aragonés cuando el viento amaina nadie quiere remar. Creo que Iglesias realizaría un trabajo mucho más profundo, mucho más duradero y eficaz si en vez de La Base, cada día hablara con los izquierdosos de un pueblo de España y construyera sociedad civil laica y republicana.  Sólo hay que copiar lo realizado por los laicos y progresista aragoneses en Zaragoza con el Ateneo Stanbrook.

Se ha atacado mucho a Iglesias, de una forma desmesurada. Pero el ataque peor, a mi modo de ver, es el realizado desde la izquierda: se le acusa de ser demasiado radical y poco amable. Iglesias recordaba los límites, los incumplimientos y las contradicciones. Hacer ver que no hay conflictos y soslayarlos no es la solución. Los conflictos existen y hay que afrontarlos. Bien que mal es lo que ha hecho Iglesias: no hacerse perdonar. Además, hay que recordar que a IU y al PCE el tsunami del 15M les pasó literalmente por encima, supuso una enmienda a la totalidad.

En fin, recomiendo el libro Verdades a la cara como una forma de dialogar políticamente. Soy un independentista accidentalista que ha visto con emoción como unos jóvenes que se reunieron en las plazas de España fueron capaces de construir un proyecto político que nos devolvió la ilusión y la esperanza. En estos momentos de zozobra es una buena ocasión para repensar las cosas.

Interacciones con los lectores

Newsletter

Responsable: Associació Institut Teoria i Praxi. NIF G-67544767. C. Rocafort 242 bis, 2º de 08029-Barcelona. Email: info@sobiranies.cat. Finalidad: Tramitar peticiones de los usuarios. Informar sobre el contenido de la página. Comercializar bienes y servicios. Legitimación: Propio consentimiento del usuario. Destinatarios: Associació Institut Teoria i Praxi y proveedores legitimados externos necesarios para el desarrollo de la actividad. Derechos: Acceder, Rectificar, suprimir y otros establecidos en la política de privacidad. Contactando con info@sobiranies.cat. Información adicional: Aquí se puede acceder a la política de privacidad.