Compartir

«El liberalismo herido» de José María Lassalle

José María Lassalle ha publicado un nuevo libro: "El liberalismo herido. Reivindicación de la libertad frente a la nostalgia del autoritarismo". Eloísa Piñeiro Orge reseña críticamente la obra.

Profesora de Ciencia Política
06/09/2021

Es curioso leer “El liberalismo herido” (Arpa Ediciones, 2021) mientras vemos en las noticias la toma de Kabul por parte de los Talibán y las consecuencias atroces de las semanas siguientes. No puede haber mejor y peor momento a la vez.

Esta es una de las características de este libro. En seis meses desde su publicación ha recibido el mismo zarandeo que el corpus teórico liberal que defiende como solución a las crisis de tremenda complejidad que enfrentan las sociedades contemporáneas. Sea en sus versiones más extremistas (como ejemplo obsceno, este artículo de Anne Applebaum en el que defiende el militarismo como forma legítima para imponer la democracia liberal a propósito de la crisis de Afganistán), o en su declinación “humanista” que defiende el autor, la creencia en esta “religión secular” que el antiabsolutista Herzen tildaba de “religión definitiva de este mundo” nos ha llevado, entre otros lugares, a la realidad desesperante de Kabul.   

Una trazabilidad rápida (y absolutamente incompleta) de la crítica al liberalismo nos conduce desde el socialismo utópico ruso del siglo XIX a los no alineados de la guerra fría. Decía Pankaj Mishra hace más de un lustro que “(..) Los partidarios convencidos de la capacidad de Occidente para dar forma a eventos y enorgullecerse eternamente partían de una idea que ya era obsoleta en el año 1989: que el elemento definidor del S XX era el combate entre la democracia liberal y las ideologías totalitarias como el fascismo y el comunismo”, y que esto no era más que una disputa interna de Occidente. Que, en este caso, Lassalle sustituya fascismo y comunismo por autoritarismo y populismo en el siglo XXI lo deja preso del mismo tipo de ceguera. Con ceguera quiero decir, sin ánimo de aspereza, que mientras nos perdemos en circunloquios confrontando -ismos, más allá de occidente y de sus estados liberal-democráticos existe la política, y más nos vale conocerla y reconocerla. Más nos vale aprender a mirar más allá de nuestros puntos ciegos que habitan el marco preferente de las democracias liberales occidentales y su producto estrella, los estado-nación.

Desde la publicación de esta obra han pasado más cosas que la han caducado un poco. El vaciado de la palabra libertad después de las últimas elecciones a la Comunidad de Madrid genera graves disonancias cada vez que el autor bienintencionado reclama recuperar el concepto y su contenido emancipador como el fundamento de la sociedad que nos merecemos. Algunos dirán que por eso mismo este libro es más actual que nunca, que por eso su título es premonitorio, pero parte de un equívoco cuando diagnostica una realidad desde nociones que hace seis meses todavía pertenecían a un corpus que las había dotado de contenido y de sentido compartido durante trescientos años, y que ni el autor ni nadie se podía imaginar que el ayusismo las vaciaría y retorcería de manera tan espectacular y “exitosa” en dos escasas semanas. Es parte de ese método iliberal que señala el autor de “relativizar la verdad”, y que ha inclinado la balanza hacia una mutación del liberalismo conservador español que ya era históricamente el menos liberal de Europa y que ahora mismo es el menos liberal de su historia reciente. La realidad no deja de dar saltos mortales por encima de la propuesta de renovar unas instituciones liberales y sus marcos mentales que deberían cambiar de arriba abajo en tiempo récord si quieren responder a la velocidad e intensidad de los cambios.

Estamos ante un libro pesimista. El autor mismo se define como “pesimista activo”, y es de agradecer la honestidad con la que enseña sus cartas desde inicio y en todo momento. La pregunta es si acaso se puede ser otra cosa hoy en día, en este verano del 2021.

Sin ánimo de continuar debates de binomios, existe en este momento un “pesimismo activo” tan legítimo como un “optimismo responsable”, aquel que se nutre en y del activismo social; optimismo responsable por ejemplo de la galvanización de los feminismos y las alianzas por la emergencia climática, optimismo responsable reclamado desde las calles y desde las redes de gestión de la vida. Estas dos actitudes ante la misma realidad definen comportamientos políticos diferentes: uno, que apela a la renovación y adaptabilidad de las instituciones democráticas para poner coto a actitudes iliberales, y otro menos convencional genera en sí y de por sí espacios de democracia cotidiana. Ambos comparten, sin embargo, dos propósitos fundamentales: en primer lugar, orientar la acción hacia utopías que beben algo o mucho de los grandes ideales revolucionarios de igualdad, libertad y sororidad, que hoy en día deberían servir para hacer la vida ya no solo soportable, sino posible. En segundo lugar, los dos advierten contra una nostalgia que huele a apolítica rancia y que, totalmente falta de imaginación, asume que en ese pasado de vidas fascistizadas se encuentran las respuestas a las frustraciones presentes.

Ante la incertidumbre difícil de soportar de estas vidas nuestras tenemos dos opciones, generar deseo o generar nostalgia; activar el futuro o detener el tiempo gozando de la miseria de los pasados supuestamente mejores. Y aquí es donde hay un espacio de diálogo con el liberalismo que propone José María Lassalle, que para curarse de sus heridas y contribuir a producir vidas mejores ha de ser necesariamente creativo y autocrítico, flexible y más generoso con otras propuestas que puedan responder a los retos que enfrentamos, el más urgente de ellos, asegurar las vidas de todas. Y esta parece ser la apuesta del autor y la preocupación fundamental de este libro. Bienvenido y bienleído sea.

Interacciones con los lectores

Newsletter

Responsable: Associació Institut Teoria i Praxi. NIF G-67544767. C. Rocafort 242 bis, 2º de 08029-Barcelona. Email: info@sobiranies.cat. Finalidad: Tramitar peticiones de los usuarios. Informar sobre el contenido de la página. Comercializar bienes y servicios. Legitimación: Propio consentimiento del usuario. Destinatarios: Associació Institut Teoria i Praxi y proveedores legitimados externos necesarios para el desarrollo de la actividad. Derechos: Acceder, Rectificar, suprimir y otros establecidos en la política de privacidad. Contactando con info@sobiranies.cat. Información adicional: Aquí se puede acceder a la política de privacidad.